TARTA SEMIFRÍA DE PIÑA | Refrescante y sin horno

El semifreddo es una preparación de origen italiano que consiste, básicamente, en presentar tartas y postres semi helados Se consigue una textura diferente a las tartas sin horno habituales y, sobre todo en verano, sientan de maravilla

Una de las frutas más exitosas en este tipo de postres es la piña, que mezclada con mascarpone y ricotta alcanza un nivel casi insuperable Hacedme caso, esta tarta está tan rica que triunfarás con ella allá donde la presentes Empezamos hidratando la gelatina Ponemos 5 hojas de gelatina en agua fría durante 5 minutos Os dejo el enlace a la tabla de equivalencias en las descripción por si queréis utilizar otras gelatinas

Echamos 600 g de rodajas de piña en su jugo escurridas en el vaso de la batidora y trituramos Este es el bol donde tenía las rodajas de piña que, como veis, han soltado un poco de jugo Este jugo lo vamos a calentar en el microondas a máxima potencia durante 1 minuto Necesitamos que hierva porque aquí vamos a añadir las hojas de gelatina bien escurridas Removemos con unas varillas hasta que se hayan disuelto totalmente

Incorporamos este jugo a la piña triturada y removemos bien para que la gelatina se reparta por toda la piña Reservamos Vamos a montar 200 g de nata para montar bien fría junto con 150 g de queso mascarpone Batimos con las varillas de globo a velocidad alta hasta que empiece a montarse Incorporamos 500 g de queso ricotta que podéis sustituir por requesón

La ricotta le va a dar un gusto riquísimo a la tarta Añadimos también 80 g de azúcar glasVolvemos a batir con las varillas, pero esta vez a velocidad baja, simplemente queremos integrar el queso ricotta a la nata que teníamos montada con el mascarpone Un par de minutos será suficiente, fijaos que crema más fantástica hemos conseguido Ahora es tan sencillo como ir añadiendo el puré de piña e incorporándolo a la crema con ayuda de una espátula y con movimientos envolventes

Vamos con el montaje de la tarta Yo voy a utilizar un molde de 20 cm de silicona, cualquier molde desmontable os servirá Llenamos el fondo del molde de savoiardis o bizcochos de soletilla Tenéis vídeo en el canal de como hacerlos caseros Para esta medida de molde con 10 savoiardis será suficiente

Fijaos como he rellenado todos los huecos, pues queremos que todos los bocados tengan savoiardi Volcamos toda la crema por encima Igualamos con una espátula y reservamos en la nevera un mínimo de 6 horas para que la gelatina haga su efecto Luego, la pasaremos al congelador 2 horas antes de consumirla Para decorarla vamos a usar esta maravillosa piña fresca, que debemos preparar para poner en la tarta justo antes de servir

Cortamos 3 o 4 rodajas de piña, las pelamos y quitamos el tronco central Pintamos una plancha o sartén antiadherente con mantequilla Espolvoreamos un poco de azúcar moreno y colocamos las rodajas de piña a fuego fuerte para que se caramelicen Solo las haremos por un lado, que será el que se vea luego en la tarta Aquí tenemos nuestra tarta, pasamos un cuchillo por el borde para que se desmolde sin problema

Podríamos comerla sacada de la nevera, pero entonces no sería un semifrío Para que lo sea tiene que estar semi helada y por ello debemos dejarla dos horas antes de consumirla en el congelador Fijaos que tarta más apetecible nos ha quedado Ponemos una rodaja de piña en el centro y el resto las cortamos por la mitad y las colocamos alrededor Una tarta ligeramente helada con un delicioso sabor a piña

Hacedla y me contáis, nos vemos en la próxima receta ¡No faltéis!

...
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad